¿Cómo proteger tu piel al sol?

¡Estamos en verano! No cabe duda que tenemos #ganasdesol; las altas temperaturas ligadas a una relajación de las medidas Covid-19 favorece que salgamos a las terrazas, playas etc.

El sol es un elemento fundamental para la vida; indispensable para la síntesis de Vitamina D (la cual permite la absorción de calcio) y por supuesto ayuda a levantar el estado de ánimo. Pero, por otra parte, el sol puede producir daños preocupantes si no se toman las medidas protectoras adecuadas.

Las radiaciones ultravioletas (UVA y UVB) disminuyen las defensas del organismo a la vez que es la principal causa del envejecimiento prematuro de la piel. En este sentido, una buena fotoprotección solar resulta una estrategia fundamental para reducir estos efectos nocivos. ¡Sigue leyendo, te lo contamos!

La piel tiene memoria

¿Cómo evitar los daños causados por el sol?

Debemos ser conscientes que no solo basta con la aplicación de una película en la piel, sino, una serie de recomendaciones que te indicamos a continuación:

- Buscar la sombra sobre todo durante mediodía; ya que los rayos solares suelen ser más fuertes y perjudiciales. Utiliza sombrero, gafas de sol o ropa que cubra parcialmente las zonas delicadas del cuerpo.
- Secarse bien después de cada baño. El “efecto lupa” de las gotas favorece las quemaduras solares y disminuye la eficacia de los fotoprotectores.
- No tomar el sol excesivamente, sobretodo en las primeras tomas ya que, la piel sufre la deshidratación y quemazón. Quemarse resulta especialmente perjudicial.
- Proteger y aplicar reiteradamente protector solar a los niños ya que estos, tienen una piel más sensible. Muy recomendable utilizar SPF de 30 o superior

Fotoprotectores ¿Qué son?

Es una variedad dentro de la cosmética destinados a minimizar los efectos nocivos del sol en nuestra piel. Estos, permiten exponerse al sol más tiempo sin sufrir quemaduras.

A pesar del esfuerzo divulgativo que cada año hace el colectivo farmacéutico y laboratorios; los hábitos de gran parte de la población en cuanto a la protección solar siguen siendo incorrectos.

_

Utiliza una protección adecuada. Bronceado  homogéneo y sin riesgos

Antes de escoger el protector adecuado, hay que tener en cuenta que no todas las pieles son iguales. Cada persona tiene diversos perfiles pigmentarios que condicionan la reacción de la piel expuesta al sol.

Indicar que, en el mercado puedes encontrar fotoprotectores orales que, en combinación con los de uso tópico (cremas, aceites, lociones, leches o aftersun), contribuyen a reforzar el cuidado completo de la piel y repara las células del daño oxidativo. Pero… ¡ojo! Son un “complemento” nunca debe sustituir al fotoprotector.

Una forma perfecta para proteger nuestra piel por fuera y desde dentro.

La protección solar oral está también recomendada en deportistas que pasan largos periodos de tiempo bajo el sol.

¿Cómo debemos utilizarlo?

Cuando vayas a exponerte al sol, aplicar los fotoprotectores al menos media hora antes, en una cantidad generosa y de forma uniforme sobre la piel seca o ligeramente húmeda.

Reaplicar cada dos horas o tras el baño o sudoración.

Ten en cuenta que, esta cosmética, al igual que todas las demás tienen caducidad y al abrirlas pueden perder sus propiedades; por lo que sigue el periodo indicado de utilización indicado por el fabricante.

Finalmente, tras la exposición solar y  una buena ducha con agua tibia, debes hidratar generosamente la piel y prolongar el bronceado. Te recomendamos utilizar productos específicos en función del tipo de piel y zona a tratar tipo after sun que refrescan y reparan la piel.

Los extractos vegetales de caléndula o gel de aloe vera disminuye el enrojecimiento de la piel. También comentar el agua termal, ya que calma y refresca la piel inmediatamente.

#mitoorealidad

Tendemos a pensar que la radiación solar sólo es nociva en los días despejados, pero lo cierto es que también es dañino en días nublados; hablamos de una radiación difusa.

Añadir un comentario