La vuelta al cole llega siempre cargada de nervios y frenesí, pero este año, con motivo de la aparición de la pandemia del Covid-19, también existen  inquietudes y preocupaciones que vamos a intentar abordar en este post.

Además de la adaptación al nuevo curso escolar, los uniformes, volver a establecer la rutina y alguna cosa más, debes tener en cuenta que este año será diferente para los más peques de la casa.

¿Cómo puedo afrontar la vuelta al cole de mi hijo sin estrés?

En primer lugar, no olvides que las autoridades y los centro educativos han trabajado en sintonía durante los meses pasados para poder compatibilizar la asistencia a las aulas y las medidas de seguridad de la nueva normalidad.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los niños son niños y no van a dejar de serlo, eso significa que van a seguir necesitando jugar, relacionarse, divertirse y estar con sus amigos, pero deberán adaptar las formas de hacerlo.

Para evitar contagios en el colegio, es primordial que padres y profesores colaboren en la educación y sensibilización de los más pequeños a las exigencias de la pandemia.

De nada sirve alarmar ni atemorizar ya que, la capacidad cognitiva de un niño es diferente a la de los adultos y por tanto, podría ser contraproducente, incluso perjudicial. 

Por otro lado, señalar que han aportado mucha tranquilidad las recientes evidencias que parecen afirmar que “los niños no son los transmisores primarios a los adultos en el contexto escolar” y que el contagio entre niños “es menos eficiente para SARS-CoV-2 que para otras infecciones respiratorias como la gripe”, tal y como declara el informe del 28 de agosto de 2020 publicado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad Español.

Aun así, no debemos bajar la guardia en ningún contexto, por ello, nuestras recomendaciones son sencillas, se deben adaptar a la edad y situación personal de cada niño y su principal objetivo es salvaguardar la salud de los pequeños.

Evitar el estrés: los menores llevan sufriendo las consecuencias de la pandemia desde sus inicios. Los niños tienen una capacidad de concentración y atención diferente a los adultos, por ello de poco sirven las charlas largas y aburridas sobre qué deben o no hacer. Intentemos inculcar las medidas a través de la costumbre con frases cortas, concretas y sencillas.
Seamos ejemplo: aunque influyen muchos factores en la conducta de los niños, sabemos que el aprendizaje por “imitación”, más conocido como aprendizaje modelado, es esencial en el desarrollo de los más pequeños. Por ello es tan importante que el adulto, o sea, el modelo, interiorice la recomendaciones de las autoridades y las practique en todo momento, con especial atención a su comportamiento cuando se encuentra en presencia de los niños.

Mantener la higiene: lava la ropa a temperatura caliente, aunque no esté manchada o se haya usado poco tiempo, ya que la OMS no ha confirmado con certeza cuánto tiempo dura el virus en los tejidos. Por ello, es mejor prevenir.

Lavado de manos: como sabes, lo más recomendable es usar agua y jabón, frotando de manera completa y uniforme durante al menos 30 segundos. Si estás fuera de casa lo mejor es que para secarte utilices preferiblemente papel desechable o secador, evitando las toallas que puedan utilizarse por otras personas. En caso de no tener acceso a un lavabo, hay soluciones cómodas y eficaces que no necesitan agua, como llevar contigo una solución desinfectante de gel hidroalcohólico que elimina hasta el 99,9€ de las bacterias. Esta es una buena opción para los peques ya que pueden llevarlo en la mochila o en los bolsillos del pantalón y tener acceso a él en cualquier momento. De esta forma, desinfectan sus manos de manera más frecuente.

Mantener la distancia de seguridad: la OMS recomienda una distancia interpersonal de al menos un metro y medio. En aquellos momentos en que esta distancia no sea posible y en lugares cerrados, es imprescindible usar de forma correcta la mascarilla. Hay distintos tipos y modelos, lo más importante es que sean mascarillas homologadas y se encuentren correctamente empaquetadas y etiquetadas con toda la información necesaria según la normativa vigente. Desde aquí te recomendamos que acudas directamente a tu parafarmacia de confianza para evitar adquirir mascarillas que no cumplan estos requisitos.

Botella, vaso o termo: otra de las medidas que han tomado las escuelas es la de pedir que los niños lleven su propia botella de agua para evitar que compartan elementos de este tipo. Hay muchos modelos y formatos diferentes, desde los más clásicos hasta los más divertidos. Elige el que más te guste. 

Botellas, termos y vasos para la vuelta al cole _Forsam

Como ves, puede suponer una tarea sencilla y así evitar posibles rebrotes en el aula. ¿Y tú? ¿Cómo afrontas la vuelta al cole de tus hijos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Añadir un comentario

1 comentarios

Jacinto - 18/09/2020 09:26:14


Muy buen artículo! Esperemos que la vuelta al cole sea lo más tranquila posible.