18 Oct. Día internacional de la menopausia

La sociedad en general, y en especial las mujeres, tienen algún temor o prejuicio acerca de esta etapa. Esto se debe, en muchos casos, al desconocimiento que existe sobre ella.

Por ello, es necesario desvelar los tabúes que existen alrededor de la misma y promover por parte de las instituciones sanitarias un mayor apoyo, concienciación y conocimiento sobre la menopausia, sus mitos y sus realidades. 

Esta etapa en la vida de la mujer se caracteriza fundamentalmente por la desaparición de la menstruación. No existe una edad o momento temporal precioso, ya que, al igual que la llegada de la menstruación, cada mujer es diferente y su desarrollo se produce con una tempistica propia en cada caso. De todos modos, para aportar un dato aproximado a este efecto, se calcula que la edad media en España de la llegada de esta etapa son 51 años aprox.

La menopausia no llega de un día para otro sino que existen unas fases que nos indican mediante cambios en nuestro organismo que la terminación de nuestra “vida fértil” se está aproximando. Lo normal es considerar que después de 12 meses sin mens-truación, ya no se ovula, por tanto, la mujer deja de

ser fértil.

Durante la menopausia, tanto antes como después, pueden tener lugar distintos síntomas como los sudores nocturnos, cansancio, trastornos del sueño, bochornos, incontinencia urinaria, depresión, irritabilidad, cambios de humor, etc. Todos estos síntomas son variables en cada mujer ya que cada cuerpo se manifiesta de una forma distinta. 

La premenopausia suele aparecer entre cuatro y seis años antes de la menopausia. Durante este periodo, lo que ocurre es que los niveles de estrógenos y progesterona empiezan a descender. Esta alteración de las hormonas femeninas conlleva una serie de cambios en el organismo de la mujer que van encaminados al fin de la etapa fértil. Los signos más comunes son: ciclos irregulares y anómalos, cansancio, algunos sofocos, insomnio, irritabilidad.

+

Hoy queremos profundizar en uno de los síntomas más incómodos y preocupantes de las mujeres; la incontinencia urinaria.

Llamamos incontinencia a la pérdida involuntaria de orina, la cual se puede producir por muchos motivos distintos, uno de ellos es la menopausia. 

Para realizar un buen diagnóstico de las causas por las que tiene lugar, recomendamos acudir a un especialista para poder afrontarlo de la mejor manera posible e incluso llegar a evitarlo. 

Algunos de los consejos para evitar pérdidas involuntarias de orina son:

1 - Ejercicios Kegel: este tipo de ejercicios ayudan a prevenir y controlar la incontinencia urinaria. Lo ideal es conseguir que esta actividad forme parte de nuestra rutina diaria. Su objetivo es fortalecer los músculos pélvicos para evitar las fugas de orina. 

2 - Eliminar o reducir al máximo el consumo de bebidas irritantes: este tipo de bebidas, así como las excitantes como el café y los cítricos, provocan que se produzca más orina y que la vejiga se contraiga, provocando la necesidad de orinar de forma urgente. 

 

3 - No realizar grandes esfuerzos físicos y evitar cargar peso ya que provocan la pérdida de control del esfínter y por consiguiente, provoca pérdidas de la orina. 

Por último, si tienes pérdidas de orina involuntarias ligeras, moderadas o severas, marcas especializadas como Indas discreet llevan años utilizando la tecnología más avanzada para crear productos que aporten seguridad, protección y comodidad tanto a mujeres como a hombres. 

.

Añadir un comentario